Registra tu Marca, Asegura tu Inversión

Muchas veces hemos escuchado de la importancia de registrar la marca de nuestro negocio, sin embargo los empresarios mexicanos no terminamos de entender el valor añadido que se genera al ser dueños exclusivos de nuestra marca. Valdría la pena cuestionar a los dueños de José Cuervo, empresa tequilera ubicada entre las 10 más antiguas de nuestro país, fundada en el año de 1795, el valor que les significa no sólo el reconocimiento del consumidor sino también el prestigio y posicionamiento que han logrado a lo largo de más de dos siglos, o bien las tiendas conocidas en 1847 como “El Puerto de Liverpool” hoy tiendas Liverpool que fue valuada en el último ranking en más de 1,156 millones de dólares.

En una plática la conocida periodista Denise Dresser mencionó, que los mexicanos cuando no tenemos respuesta a determinada problemática decimos que el problema es cultural y tiene toda la razón, se cree que el que no se registren más marcas en nuestro país es un tema cultural en los empresarios. En la asesoría que damos a empresas sobre todo ubicadas en el rango de las Pymes, ven en el trámite de registro un dolor de cabeza más y sobre todo un gasto, si bien tenemos que ser sensibles y compartir el hecho de que una empresa sobreviva en nuestros días no es tarea fácil, pero de lograrlo de nada habrá valido si no ha hecho las cosas de forma adecuada.

Si usted invierte desde un peso o hasta cien millones en la publicidad de su marca y no cuenta con el registro, la noticia es más que triste, ya que habrá tirado su dinero en tratar de posicionar un producto o servicio en la mente del consumidor sin contar con la protección adecuada además, de que se habrá expuesto a una posible demanda por usar derechos de propiedad industrial de marcas, que bien podrían pertenecerle a un tercero.

El registro de marca es una inversión, y sobre todo una inversión que reditúa en el mediano y largo plazo. El trámite es relativamente sencillo pero bien vale la pena que se haga asesorar por un abogado especialista en la materia ya que, previo al ingreso de la solicitud de registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI por su siglas) debe realizarse una búsqueda para determinar las posibilidades de registro, tome en cuenta que puede ser que la marca ya haya sido registrada por alguien más que distinga los mismos o similares productos y/o servicios. Si los resultados de la búsqueda le dicen que la marca es viable, entonces una vez ingresada su solicitud, tarda un periodo de entre seis y ocho meses para que le sea concedido el registro. Si bien es el IMPI quien a través de exámenes de fondo determinará la procedencia de su registro, el aspecto más común a evaluar es si su marca es parecida a otras que ya existen en el mercado, por tanto una buena recomendación es que, al plantear el nombre de su negocio busque ser verdaderamente distintivo, es decir, busque diferenciarse en el mercado de su competencia, no parecerse.

En la práctica hasta gracia nos causa cuando vemos que caprichosamente se tratan de modificar marcas famosas, siempre tratando de parecerse al exitoso; construya su propio éxito y sea diferente.

Una vez que se obtiene el registro de la marca, se adquiere legalmente el derecho para usarla en exclusiva, esto es, legalmente podrá evitar que un tercero la utilice sin su consentimiento. Otro beneficio que se obtiene es que seguramente se abrirán nuevos mercados para usted y su negocio, ya que precisamente a través de su marca, podrá incursionar en modelos de negocio e inversión tan exitosos como las franquicias o licencias.

Nosotros mismos debemos darle valor a nuestra inversión y en materia de marcas, no hay otra opción que realizar su registro.

Por. Mtro. Roberto Blanco Macías
Director Jurídico
Alcázar & Compañía
@Robert_Blanc
Leave a Comment