ESTRUCTURA CORPORATIVA Y ORGANIZACIONAL DE UN FRANQUICIANTE

Problemas y conflictos en las relación personales, profesionales y de negocios generalmente son consecuencia de una mala comunicación; de la falta de cumplimiento de expectativas de las partes, así como de no poner reglas claras desde un principio y dejar temas abiertos o indefinidos en la relación. Otro factor importante es no establecer límites, objetivos, funciones y roles desde un principio, incluso entre los mismos socios. En México, la mayoría de las empresas son familiares y las franquicias no son la excepción, además, independientemente de que vemos las marcas por todos lados, algunas de hecho con presencia nacional o internacional, un gran número de empresas franquiciantes siguen siendo pequeñas o medianas, ya sea por su facturación o número de empleados; con lo que a pesar de que por su propia naturaleza este tipo de empresas suelen ser mejor estructuradas que la mayoría, llegan a padecer esos mismos problemas de las empresas familiares pequeñas o medianas. En primer lugar, dentro de las empresas, sobre todo en un principio, nos toca jugar distintos roles, de manera horizontal, cuando somos multifuncionales y atendemos varias actividades del negocio, pero de manera vertical, cuando socios están involucrados en la estrategia y en la operación del negocio. De ahí que debemos contar con un Gobierno Corporativo, cuya complejidad va directamente vinculada al tipo de empresa y relaciones que existen entre los distintos actores de la misma; esto es una empresa simple no va a requerir reglas muy sofisticadas para su operación, pero sí va a requerir reglas. De aquí que es importante definir estas funciones y roles en la empresa franquiciante desde un principio, ya que hasta los objetivos y responsabilidades cambian según el papel que ocupamos en ese momento. Los temas patrimoniales y de propiedad están vinculados a los socios y a la asamblea, mientras que la estrategia está más bien vinculada al consejo, ya sea de administración o consultivo y la ejecución, directamente vinculada a la Dirección (General, Financiera y Operativa), debiendo haber controles a través de órganos de auditoría ya sean externos o externos. Todo esto en principio pareciera claro y simple, sin embargo en muchas empresas se juegan papeles en distintos niveles de manera simultánea y sin marcar límites, lo que genera confusión en las funciones y responsabilidades, así como una falta de límites; un socio mayoritario, presidente de consejo y director general en su empresa –escenario muy frecuente- sólo va a tener los límites en su organización que él mismo establezca, sin embargo si queremos crecer de forma estructurada, organizada e institucional, nosotros mismos debemos ir estableciendo esas reglas. La situación se pone más interesante todavía, tratándose de empresas familiares, independientemente de su tamaño. El origen de muchos emprendimientos está ligado a la creación de patrimonio familiar, sin embargo al intervenir más de un miembro del mismo clan o cuando las parejas o las nuevas generaciones se empiezan a involucrar, resulta fundamental contar con un buen protocolo de empresa familiar que establezca reglas sobre incorporación y participación de los miembros de la familia, destacando que muchas veces por temas culturales, no nos gusta confrontar o discutir temas que pudieran llegar a ser poco agradables o hasta incómodos. Es entonces que una buena empresa franquiciante debe tener reglas y acuerdos claros y formales entre socios; no bastan los estatutos de la sociedad, se requieren contratos entre socios que atiendan temas específicos; si en una empresa familiar, además es indispensable contar con un protocolo de empresa familiar; además deben de seguirse e implementarse reglas y protocolos para reuniones de asambleas y reuniones de consejo, determinando periodicidad, temas a tratar, así como responsables de seguimiento y ejecución; debe estar establecida la forma en que la dirección comunica tanto al consejo como a la asamblea, así como los procesos de revisión y auditoría. Con un poco de orden y estructura podemos asegurar la sana operación de los negocios y la trascendencia de los mismos, para que además de rentabilidad, generen riqueza y patrimonio para lo que en ella se involucran. Ahora si nos vamos a las funciones horizontales en una empresa Franquiciante, nos encontramos con que a diferencia de otras empresas que pueden darse el lujo de resolver situaciones o necesidades al momento en que se presentan, una franquicia debe ser preventiva e incluso predictiva sobre las necesidades que puede llegar a tener tanto a nivel interno o respecto de sus franquiciatarios, ya que deber cuidar el éxito de éstos. Es así que en una empresa franquiciante, más allá de su tamaño y estructura, debe tener claras ciertas funciones y a los responsables de las mismas, que incluso pueden ser tercerizadas ya sea por una cuestión de costos o de capacidades, bajo el entendido de que aquel tema que no atienda, se puede volver en su contra, pero siempre buscando estructuras esbeltas y eficientes, que no mermen la utilidad del negocio. Usualmente a menor tamaño de empresa se crean equipos multifuncionales, mientras que a mayor tamaño, vamos a encontrar mayor especialización. ESTRUCTURA CORPORATIVA Y ORGANIZACIONAL DE UN FRANQUICIANTE Lo anterior no implica que una empresa franquiciante deba tener un director por cada uno de estos temas, son funciones o actividades que se deben atender buscando optimizar los recursos disponibles (internos y externos), sin menoscabo de brindar un buen servicio y atención tanto a sus franquiciatarios, como proveedores y, por su puesto, al cliente final, siendo todos en conjunto parte del éxito del modelo. De hecho, por ejemplo, el tema de innovación, visto como Innovación Evolutiva o Procesos de Mejora, debe estar presente en todas las áreas de la organización ¿Cómo mejoro lo que ya hago bien? Y visto como Innovación Disruptiva o Destrucción Creativa, debería ser parte de la filosofía de la empresa ¿cómo puedo resolver una necesidad interna u ofrecer una solución hacia fuera con un satisfactor completamente distinto? Al diseñar nuestra estrategia de Estructura Corporativa y Organización Funcional, debemos tener claro el qué queremos, pero sobre todo, qué quiere el mercado, cuáles son nuestras ventajas competitivas, nuestra oferta de valor y nuestros principales atractivos y diferenciadores, eso que es la esencia de nuestro negocio y que no podemos perder o sacrificar.

enrique-alcazar

“Reglas claras, formalidad y una comunicación asertiva, oportuna y honesta, la base para una relación sana, perdurable y satisfactoria”

*ENRIQUE U. ALCÁZAR PRESIDENTE GRUPO ALCÁZAR & COMPAÑÍA – NETBA

www.alcazar.com.mx

@EnriqueAlcazar

enrique@alcazar.com.mx

Tags: , , , ,

Leave a Comment